Riesgo de recaída al suspender la medicación en DCM

antecedentes

La miocardiopatía dilatada (MCD) es benigna en muchos pacientes con tratamiento farmacológico. Alrededor del 40% mejora la fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FEVI), el ventrículo izquierdo se reduce y las concentraciones de péptidos natriuréticos se normalizan. Estos pacientes suelen ser jóvenes, tienen pocas comorbilidades y buen pronóstico.

¿Es necesaria una terapia de por vida?

Dado que los medicamentos para la insuficiencia cardíaca a menudo causan efectos secundarios, los pacientes con MCD con buen pronóstico se preguntan si realmente es necesaria una terapia de por vida. En particular, a las mujeres jóvenes que desean tener hijos les gustaría dejar de tomar el medicamento si su función cardíaca se ha normalizado durante la terapia. Un estudio reciente investigó si la continuación de la terapia es beneficiosa y qué tan alto es el riesgo de recaída después de suspender la medicación [1].

El establecimiento de metas

El objetivo del estudio fue utilizar un análisis de riesgo-beneficio para determinar si la interrupción de la medicación para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca en pacientes con MCD y un buen pronóstico es razonable y segura cuando su FEVI se ha recuperado, o qué tan alto es el riesgo de una recaída.

metodología

Existían los siguientes requisitos previos para participar en el estudio piloto de etiqueta abierta:

  • Libre de síntomas
  • Mejora de la FEVI de menos del 40% a más del 50%
  • Normalización del volumen telediastólico del ventrículo izquierdo (LVEDV)
  • Concentraciones de NT-proBNP (N-Terminales pro Brain Natriurético Péptido) <250 ng / L.

Acción

Los participantes fueron asignados al azar en dos grupos. Un grupo dejó de tomar medicamentos al comienzo del estudio. En el otro, el tratamiento se continuó durante seis meses y solo luego se interrumpió. El criterio de valoración del estudio fue una recaída de DCM dentro de los seis meses.

Definición de recaída

Se consideró que había ocurrido una recaída si se producía alguno de los siguientes hallazgos:

  • Una disminución de la FEVI de más del 10% o menos del 50%.
  • Un aumento de LVEDV por encima de lo normal o superior al 10%.
  • Una duplicación de la concentración de NT-proBNP o un aumento a más de 400 ng / L.
  • El cuadro clínico de la insuficiencia cardíaca.

Resultados

Participaron en el estudio 51 pacientes. La terapia se interrumpió inmediatamente en 25 pacientes y 26 continuaron la terapia inicialmente. En los primeros seis meses, 11 pacientes (44%) en el grupo de "abstinencia" recayeron. De los 26 pacientes del grupo, 25 interrumpieron la medicación después de seis meses. En este grupo, 9 participantes (36%) sufrieron una recaída.

Conclusión

Debido a la alta tasa de recaídas, actualmente la interrupción del tratamiento no se considera segura, incluso en pacientes con buen pronóstico. Siempre que no se disponga de predictores más sólidos para el éxito real de la terapia y el pronóstico sin tratamiento adicional, se recomienda una continuación de la terapia de por vida.

El estudio fue apoyado por los siguientes patrocinadores: British Heart Foundation, Alexander Jansons Foundation, Royal Brompton Hospital e Imperial College London, Imperial College Biomedical Research Center, Wellcome Trust y Rosetrees Trust.