Fluorouracilo: evaluación de riesgos para el cribado de pacientes con cáncer antes de iniciar el tratamiento

El fluorouracilo inyectable y los dos medicamentos capecitabina y tegafur, que se convierten en fluorouracilo después de la administración oral, son medicamentos contra el cáncer. El fluorouracilo tópico se usa para diversas afecciones de la piel y la flucitosina es un medicamento para las infecciones fúngicas graves.

Se sabe que algunos pacientes carecen de una enzima llamada dihidropirimidina deshidrogenasa (DPD), que es necesaria para descomponer el fluorouracilo. Sin embargo, es posible que los prescriptores no lo sepan. Los cuerpos de estos pacientes no pueden descomponer el fluorouracilo o sustancias relacionadas, lo que hace que se acumule en la sangre.

Pueden producirse efectos secundarios graves y potencialmente mortales como neutropenia, neurotoxicidad, diarrea grave y estomatitis. Por lo tanto, los pacientes que tienen una deficiencia total de DPD no deben recibir fluorouracilo ni medicamentos que puedan producirlo en el cuerpo.

La información del producto para la mayoría de estos medicamentos establece que no deben usarse en pacientes con deficiencia total de DPD. Se recomiendan las pruebas genéticas para la deficiencia de DPD para la mayoría de los medicamentos que se usan para tratar el cáncer, pero la detección sistemática de la deficiencia de DPD antes de comenzar el tratamiento no es obligatoria.

Además, recientemente se han publicado nuevos datos sobre pruebas genéticas y otros métodos de detección de DPD que pueden influir en las recomendaciones actuales. La EMA ahora evaluará los datos disponibles sobre los métodos de detección existentes para detectar la deficiencia de DPD y recomendará si se necesitan cambios en la forma en que se utilizan estos medicamentos para garantizar su uso seguro.