Capuchinas y rábano picante utilizados para tratar la cistitis.

Los dos fitofármacos capuchina y raíz de rábano picante se han incluido en la versión actualizada de la guía interdisciplinaria S3 sobre epidemiología, diagnóstico, terapia, prevención y manejo de infecciones del tracto urinario no complicadas, bacterianas y adquiridas en la comunidad en pacientes adultos.

Los dos fitofármacos se utilizan para tratar infecciones recurrentes del tracto urinario en mujeres premenopáusicas. La recomendación actualizada en la guía dice:

La manosa se puede recomendar para la cistitis que se repite con frecuencia en las mujeres. Alternativamente, se pueden considerar varios agentes fitoterapéuticos (por ejemplo, preparaciones hechas de hojas de gayuba (máximo 1 mes), hierba de capuchina, raíz de rábano picante).

Rábano picante y capuchinas

Las dos plantas medicinales se han utilizado con éxito en forma combinada durante décadas para tratar infecciones del tracto urinario y respiratorio sin complicaciones. Los aceites de mostaza que contiene son ingredientes característicos de plantas de la familia de las crucíferas y la capuchina. Dado que se excretan a través de la vejiga urinaria, entre otras cosas, y se acumulan allí, es aquí donde desarrollan su efecto germicida.

La combinación fija de capuchina y raíz de rábano picante está contenida en los comprimidos recubiertos con película de ANGOCIN® Anti-Infect N. Repha GmbH vende el medicamento a base de hierbas.