Reintroducción de Rukobia para el VIH

antecedentes

Los virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) pertenecen a los denominados retrovirus. El VIH se transmite a través de fluidos corporales infecciosos como sangre, semen o secreciones vaginales. El virus penetra particularmente en las células inmunitarias humanas (células T CD4 +, macrófagos) y conduce a su destrucción. Sin terapia, existe por tanto una inmunodeficiencia generalizada. Se conocen dos tipos de VIH, VIH-1 y VIH-2. Rukobia es un medicamento eficaz contra el VIH-1 y complementa las opciones de terapia antirretroviral existentes.

¿Qué es Rukobia y para qué se utiliza?

Rukobia es un medicamento que se utiliza para tratar a adultos infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana tipo 1 (VIH-1). El fármaco se utiliza en VIH-1 resistente a múltiples fármacos cuando las combinaciones estándar ya no son lo suficientemente eficaces.

¿Cómo se usa Rukobia?

Rokobia está disponible en forma de tabletas de liberación prolongada. El medicamento se ingiere entero con agua con o sin comida.

Dosis

Un comprimido contiene 600 mg del principio activo fostemsavir. Se toma una tableta del medicamento dos veces al día.

¿Cómo actúa Rukobia?

Rukobia contiene el principio activo fostemsavir, un profármaco sin actividad antiviral que se hidroliza al metabolito activo temsavir. Temsavir es un inhibidor de la entrada. El ingrediente activo bloquea la subunidad gp120 del virus HI, una proteína de superficie que se une al receptor CD4 en las células sanguíneas (especialmente las células T CD4 + y los macrófagos) y ayuda al virus a penetrar en las células huésped. Cuando temsavir se une a gp120, se inhibe la interacción entre el VIH-1 y el receptor celular CD4, de modo que el virus ya no puede entrar en las células.

Contraindicaciones

El uso de Rukobia está contraindicado en los siguientes casos.

  • Hipersensibilidad al ingrediente activo o cualquier otro componente que contenga.
  • Tratamiento concomitante con inductores potentes de CYP3A4 como carbamazepina, fenitoína, mitotano, enzalutamida, rifampicina e hierba de San Juan

Efectos secundarios

Los siguientes efectos adversos pueden ocurrir de muy frecuentes (≥1 / 10) a frecuentes (≥1 / 100 a <1/10) con el uso de Rukobia.

  • un dolor de cabeza
  • Diarrea, dolor abdominal, náuseas y vómitos.
  • erupción cutanea
  • Síndrome de inflamación por reconstitución inmunitaria
  • Insomnio, mareos, somnolencia, alteración del gusto.
  • Extensión de tiempo QT
  • Dispepsia, flatulencia
  • Aumento de los niveles de transaminasas; Aumento de los niveles de creatinina y creatinfosfoquinasa en sangre.
  • Prurito
  • Mialgia
  • Fatiga

Interacciones

Se deben considerar las siguientes interacciones al usar Rukobia.

  • El metabolito activo temsavir es un sustrato para los transportadores de salida de la glicoproteína P (P-gp) y la proteína de resistencia al cáncer de mama (BCRP). Por lo tanto, si se utilizan al mismo tiempo inhibidores potentes de BCRP y P-gp, como claritromicina y agentes antifúngicos azoles, puede ser necesario ajustar la dosis de Rukobia.
  • Temsavir es metabolizado por CYP3A4, por lo tanto, los inductores de CYP3A4 como la rifampicina pueden reducir significativamente las concentraciones plasmáticas del agente terapéutico contra el VIH.
  • Temsavir inhibe las proteínas de transporte OATP1B1 y OATP1B3, así como BCRP. Por tanto, pueden ser necesarios ajustes de dosis si se utilizan al mismo tiempo sustratos de estos transportadores, como determinadas estatinas, tenofovir y grazoprevir.
  • Etinilestradiol: máximo 30 µg al día, especial precaución en pacientes con factores de riesgo adicionales de eventos tromboembólicos.
  • Actualmente no hay datos sobre la posibilidad de una interacción farmacodinámica entre Rukobia y otros fármacos que prolongan el tiempo QT. Basado en un estudio en voluntarios sanos en el que una dosis supraterapéutica de fostemsavir prolongó el tiempo QT, Rukobia debe usarse con precaución en combinación con medicamentos que se sabe que tienen un riesgo conocido de torsade de pointes.

Situación de estudio

Rukobia fue aprobado sobre la base del estudio BRIGHTE (NCT02362503), un estudio de fase III aleatorizado, controlado con placebo y doble ciego. La inscripción incluyó a 371 pacientes infectados por el VIH-1 que ya estaban en múltiples regímenes antirretrovirales y que tenían opciones de tratamiento limitadas.

Métodos

Los pacientes se dividieron en dos cohortes (al menos uno hasta un máximo de dos restantes terapia antirretroviral aprobada totalmente activa frente a ninguna otra opción) según las opciones de tratamiento restantes.

En la primera cohorte, los pacientes (n = 272) fueron aleatorizados en una proporción de 3: 1 en dos grupos. Además de la terapia que actualmente falla, recibieron 600 mg de fostemsavir dos veces al día o placebo durante ocho días. A esto siguió una terapia abierta con fostemsavir que incluía una terapia de base optimizada (cohorte aleatorizada).

En la segunda cohorte (n = 99), los pacientes sin más opciones de terapia antirretroviral recibieron abiertamente un fostemsavir que incluía una terapia de base optimizada (cohorte no aleatorizada).

El criterio de valoración principal fue la prolongación media de los niveles de ARN del VIH-1 de los días 1 a 8 en la cohorte aleatorizada. El criterio de valoración secundario incluyó la respuesta (niveles de ARN del VIH-1 <40 copias por mililitro) de los pacientes a la terapia en las semanas 24, 48 y 96.

Resultados

El día 8, la disminución media de los niveles de ARN del VIH-1 fue de 0,79 ± 0,05 log10 copias por mililitro en el grupo de fostemsavir y de 0,17 ± 0,08 log10 copias en el grupo de placebo (diferencia -0, 63 log10 copias por mililitro, intervalo de confianza del 95% [CI]: -081 a -0,44; p <0,001).

La respuesta virológica fue del 53% en la semana 24 y del 54% en la semana 48 de los pacientes de la cohorte aleatorizada y del 37% y 38% de los pacientes de la cohorte no aleatorizada, respectivamente. En los pacientes cuya terapia de base inicialmente optimizada contenía un fármaco antirretroviral completamente activo, se encontró una respuesta terapéutica más alta en la semana 48 (56%). En la semana 96, la respuesta virológica fue del 60% en la cohorte aleatorizada y del 37% en la no aleatorizada.

Los eventos adversos llevaron a la interrupción del fostemsavir en el 7% de los pacientes. En la cohorte aleatorizada, se encontraron sustituciones de gp120 en 20 de 47 pacientes (43%) con fracaso virológico.