Prueba de orina para la estratificación del riesgo en el cáncer de próstata

antecedentes

La actividad progresiva del cáncer de próstata es heterogénea. Por tanto, determinar el riesgo en el momento del diagnóstico es un paso fundamental en el tratamiento de la enfermedad. Sobre la base de la información preterapéutica, se toman decisiones clave que tienen en cuenta la probable progresión de la enfermedad y apuntan al mejor curso de la terapia.

Para evaluar la agresividad biológica, existe una división según d’Amico en tumores de bajo, intermedio y alto riesgo. Se basa en el puntaje de Gleason, el valor de PSA y el estadio clínico del paciente. Esta puntuación se utiliza especialmente en el Reino Unido, Europa y América. La vigilancia activa se suele ofrecer a los pacientes de bajo riesgo y a los pacientes seleccionados con un riesgo intermedio, mientras que a los pacientes con un perfil de riesgo desfavorable, es decir, a aquellos con una enfermedad desfavorable de riesgo intermedio o alto, se suele recomendar que se sometan a una terapia radical. También existen otros sistemas de clasificación, como la puntuación CAPRA, que también utilizan información clínica adicional.

El cáncer de próstata suele ser multifocal. En el contexto de la biopsia de TRUS, el estadio de la enfermedad a menudo se subestima, mientras que se sobreestima en el contexto de imágenes de resonancia magnética multiparamétricas. Un nuevo desarrollo prometedor son las pruebas de orina no invasivas que se pueden utilizar para examinar el material de la próstata.

El establecimiento de metas

Los colegas de Connell se propusieron el objetivo de desarrollar una clasificación de riesgo que utilice ARN de vesículas extracelulares (EV) que proviene de la orina. El objetivo es obtener información diagnóstica sobre el estadio de la enfermedad antes de la biopsia e información pronóstica de los afectados que se encuentran bajo vigilancia activa.

metodología

El estudio utilizó perfiles de expresión de EV-RNA obtenidos de muestras de orina obtenidas después de un tacto rectal. Estos se consultaron utilizando un panel NanoString.

Se utilizó un modelo de relación de continuación basado en LASSO para obtener cuatro firmas de riesgo de orina prostática (PUR). Con la ayuda de estas cuatro firmas, la probabilidad de presencia de tejido normal (PUR-1), tejido con bajo riesgo según d'Amico (PUR-2), con riesgo intermedio según d'Amico (PUR-3) y tejido con cáncer de próstata de alto riesgo según d'Amico (PUR-4). La suma de las cuatro firmas de PUR para cada paciente fue 1 (PUR1 + PUR2 + PUR3 + PUR4 = 1). La firma predominante del paciente respectivo se designó como firma principal.

Este modelo se utilizó para la evaluación diagnóstica de una cohorte de prueba (n = 177). También se evaluó el poder predictivo pronóstico de una subcohorte de "vigilancia activa" (n = 87)

Los signos de progresión clínica se definieron como: aumento de PSA> 1 ng / ml / año o histología desfavorable en una biopsia de seguimiento (GS> 4 o 50% de núcleos positivos para cáncer). Los criterios de progresión de la RM multiparamétrica fueron: detección de carcinoma de próstata> 1 cm3, aumento de volumen> 100% en lesiones entre 0,5 y 1 cm3 o estadio de enfermedad T3 / T4.

Resultados

Se examinaron un total de 535 muestras de orina obtenidas después del examen rectal digital de los hombres. Se examinaron hombres sin cáncer de próstata (n = 92) y cáncer de próstata localizado (correspondiente a la biopsia de TRSU, n = 443). Los pacientes con cáncer de próstata localizado también se dividieron en tres categorías de riesgo según los criterios de d’Amico: riesgo bajo (n = 134), riesgo intermedio (n = 208) y riesgo alto (n = 101). Los pacientes con cáncer de próstata metastásico fueron excluidos del estudio.

El grupo de trabajo pudo demostrar que la firma PUR primaria (PUR1-4) se asoció significativamente con la categoría clínica correspondiente (pintermediate) predecir (área bajo la curva> 0,68). Esto podría ser más cierto para PUR1 (área bajo la curva = 0,77; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,70-0,84) - y PUR4 (área bajo la curva = 0,81; IC del 95%: 0, 77-0,85) las firmas son mostrado.

El uso del PUR resultó en un beneficio en comparación con la práctica clínica actual.
En el grupo de pacientes de la "monitorización activa" (n = 87), que se monitorizó una media de 5,7 años (5,1-7,0 años) hasta el seguimiento, se pudo demostrar que los perfiles de PUR de los pacientes que mostraron progresión (n = 23) difirieron significativamente de aquellos que mostraron un estadio de enfermedad estable (n = 49) (p <0,001, prueba de suma de rangos de Wilcoxon).

La subcohorte del grupo de seguimiento activo (n = 87) se utilizó para examinar la utilidad de las firmas PUR en relación con su poder predictivo pronóstico. Las firmas de PUR de los hombres que mostraron progreso (n = 23) difirieron significativamente de los que no mostraron ningún progreso (n = 49; p <0,001, prueba de suma de rangos de Wilcoxon).

La proporción de la firma PUR-4 se asoció significativamente con el tiempo hasta la progresión (índice de riesgo de rango intercuartílico 5,87; IC del 95%: 1,68-20,46; p <0,001). Se definió un valor límite de PUR-4 que dividió al grupo de vigilancia activa en dos. Así, el grupo de pacientes podría dividirse en un grupo con una tasa de progresión del 10% (buen pronóstico) y un grupo con un alto riesgo de progresión (riesgo a 5 años 60%, mal pronóstico) 5 años después de la recolección de orina (HR 8,23; IC del 95%: 3,26-20,81; p <0,001).

Con el uso adicional de criterios de progresión de la RM multiparamétrica, el estado de PUR primario y el umbral de PUR dicotomizante podrían predecir significativamente una posible progresión.

Conclusión

Los autores del estudio concluyen que las firmas de PUR derivadas de la orina pueden detectar cánceres de próstata agresivos y predecir la necesidad de intervenciones terapéuticas en hombres bajo vigilancia activa. En particular, la prueba de orina parece proporcionar información valiosa para predecir la progresión. En resumen, el PUR representa un biomarcador nuevo y versátil. En última instancia, los colegas sospechan que este biomarcador podría dar lugar a cambios significativos en el tratamiento actual de los pacientes con cáncer de próstata.