La terapia dirigida tiene éxito en el carcinoma avanzado de células renales

antecedentes

En el tratamiento del carcinoma de células renales avanzado, los enfoques terapéuticos dirigidos se establecen como tratamiento de primera línea. Desde 2005, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Ha aprobado 12 nuevos ingredientes activos para la terapia dirigida del carcinoma de células renales.

Desde entonces se ha demostrado en diversos estudios que estos tratamientos pueden conducir a una mayor supervivencia de los pacientes afectados. A través de la terapia dirigida, se podrían lograr tasas de supervivencia de hasta 24-30 meses, en comparación con las tasas de supervivencia de 65 años y, en los estudios clínicos, este grupo está mayormente subrepresentado. El presente estudio también se centró en pacientes en estadio metastásico, ya que hasta un tercio de los pacientes ya tenían carcinoma de células renales metastásico en el diagnóstico inicial.

El establecimiento de metas

El presente estudio examinó las diferencias en la supervivencia entre la terapia dirigida en pacientes con carcinoma de células renales de células claras que se encontraban en estadio IV en comparación con la terapia no dirigida [1].

metodología

El estudio de cohorte retrospectivo de Li y sus colegas examinó a pacientes que tenían carcinoma de células renales de células claras en estadio IV (según la "Clasificación internacional de enfermedades para oncología, tercera edición, código 8310 u 8312") como diagnóstico inicial y que estaban recibiendo terapia dirigida ( grupo de estudio) o recibieron terapia no dirigida (grupo de control). El grupo de control no dirigido recibió interferón y aldesleucina como terapia inicial. El grupo de estudio objetivo recibió sunitinib (n = 345; 54%), temsirolimus (n = 101; 16%), sorafenib (n = 98; 15%), bevacizumab (n = 51; 8%), pazopanib (n = 34 ; 5%) o everolimus / axitinib (n = 12; 2%).

Los datos de los pacientes recopilados se tomaron del registro de cáncer del "Programa de vigilancia, epidemiología y resultados finales" (SEER) (2000-2011) y se combinaron con los datos del seguro médico ("Datos de inscripción de Medicare" o "Datos de reclamos de Medicare" [Partes A, B y D]) de 2000 a 2013. Estos datos incluían información demográfica, de diagnóstico y clínica, así como información sobre la muerte de pacientes con cáncer.
El resultado primario fue la supervivencia general y la supervivencia específica del cáncer y se definió como el intervalo entre el primer tratamiento farmacológico para el cáncer y la muerte del paciente o el final del período de observación (31 de diciembre de 2013).

Para estimar los beneficios de supervivencia de la terapia dirigida se utilizó el instrumento de evaluación de variables, procedimiento que tiene en cuenta posibles factores disruptivos al calcular las tasas de supervivencia y realiza una pseudoaleatorización. El análisis de datos se realizó entre julio de 2017 y abril de 2019.

Resultados

Se incluyó en el estudio a un total de 1.015 pacientes con carcinoma de células renales de células claras (edad media 71,2 años ± desviación estándar [8,1 años]; 392 (39%) mujeres). De los pacientes, 374 (37%) recibieron terapia no dirigida, mientras que 641 (63%) recibieron terapia dirigida.

En el grupo de terapia dirigida, hubo un mayor porcentaje de pacientes discapacitados y ancianos (especialmente> 75 años). Además, este grupo mostró un índice de comorbilidad y puntuaciones de discapacidad más altos en comparación con el grupo de pacientes que recibieron terapia no dirigida. El grupo de estudio también contenía más pacientes que tenían metástasis óseas en comparación con el grupo de control. La proporción de metástasis pulmonares no difirió significativamente en los dos grupos. Otra diferencia fue i.a.una puntuación de comorbilidad más alta (puntuación de comorbilidad de Charlson del Instituto Nacional del Cáncer) en el grupo que recibió terapia dirigida. El tiempo medio de seguimiento de los pacientes fue de 8 meses (3-20 meses). Durante este tiempo, murieron un total de 369 (99%) pacientes en el grupo de control y 562 (88%) pacientes que recibieron terapia dirigida. La tasa de mortalidad específica del carcinoma de células renales fue n = 283 pacientes (76%) en el grupo de terapia no dirigida y n = 395 pacientes (62%) en el grupo de terapia dirigida.

Las curvas de Kaplan-Meier no ajustadas mostraron una mayor supervivencia general para la terapia dirigida frente a la no dirigida (prueba de rango logarítmico, χ21 = 5,79; p = 0,02). La mediana de supervivencia no fue estadísticamente significativa (8,7 meses; intervalo de confianza del 95%: 7,3-10,2 meses frente a 7,2 meses; intervalo de confianza del 95%: 5,8-8,8 meses; p = 0,14).

Según la estimación de la variable del instrumento, la ventaja de supervivencia global media fue de 3 meses (intervalo de confianza del 95%: 0,7-5,3 meses) a favor de la terapia dirigida. Además, se encontró que la mejora en la supervivencia general de la terapia dirigida frente a la terapia no dirigida fue estadísticamente significativa: 8% en 1 año (44% [intervalo de confianza del 95%: 39% -50%] frente al 36% [confianza del 95% intervalo: 30% - 42%]; p = 0,01), 7% a los 2 años (25% [intervalo de confianza del 95%: 20% -30%] frente a 18% [intervalo de confianza del 95%: 13% -23%] ; p = 0,009) y 5% a los 3 años (15% [intervalo de confianza del 95%: 11% -19%] frente a 10% [IC del 95%, 6% -13%]; p = 0,01).

La tasa de supervivencia específica de células renales en los pacientes del grupo de estudio también fue significativamente más alta que en el grupo de control: al año (55% [intervalo de confianza del 95%: 49% -61%] frente al 47% [confianza del 95% intervalo: 40% -53%)]), a los 2 años (36% [intervalo de confianza del 95%: 30% -42%] frente al 28% [intervalo de confianza del 95%: 21% -34%]), y a los 3 años (25% [intervalo de confianza del 95%: 20% -31%] frente al 18% [intervalo de confianza del 95%: 12% -24%]).

El grupo de estudio también pudo demostrar que la terapia dirigida se asoció con un menor riesgo de muerte que la terapia no dirigida. Esto se demostró en un cociente de riesgo de supervivencia global de 0,78 (intervalo de confianza del 95%: 0,65 a 0,94) y un cociente de riesgo específico de carcinoma de células renales de 0,77 (intervalo de confianza del 95%: 0,62 a 0,96). En la mediana, los pacientes mostraron un aumento en la supervivencia específica del carcinoma de células renales de una mediana de 4,9 meses (intervalo de confianza del 95%: 0,4-9,4 meses) después del ajuste.

Conclusión

El grupo de estudio concluyó a partir de sus resultados que la terapia dirigida para el carcinoma de células renales se asocia con un beneficio de supervivencia. Esto podría demostrarse a pesar de que el grupo de pacientes mostró una mayor complejidad médica, lo que, según el grupo de estudio, sugiere que esta terapia también parece ser adecuada para una gran población de pacientes.