Descripción general del dolor

El dolor es una percepción sensorial subjetiva muy compleja, cuya intensidad puede variar mucho de una persona a otra. El dolor es provocado por estímulos de nociceptores del sistema nervioso periférico y procesado, evaluado e interpretado en el sistema nervioso central. La cantidad de dolor que se siente depende de factores biológicos, psicológicos y sociales. Por lo tanto, los patrones de dolor similares se pueden percibir de manera muy diferente. Las modalidades varían desde sordo, presionando o tirando suavemente hasta afilado, punzante, perforante, cortante y atormentador ardor. Con algunas excepciones, el dolor tiene una connotación negativa. La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor o la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) define el dolor de la siguiente manera:

"El dolor es una experiencia sensorial o emocional desagradable que se asocia con daño tisular real o potencial o que las personas afectadas lo describen como si tal daño tisular fuera la causa".

Clasificación del dolor

El dolor se presenta como una señal de advertencia aguda o como un síntoma individual de una enfermedad, o tiene la naturaleza de una enfermedad en sí. Se pueden clasificar según su etiología, calidad, intensidad y localización, así como según la causa, el desencadenante del dolor y las condiciones del dolor. También se hace una distinción entre dolor agudo y crónico.

etiología

Etiológicamente, el dolor se puede dividir en dolor nociceptor, nociceptivo, dolor inflamatorio, dolor neuropático o neurogénico y dolor disfuncional, según sus entidades fisiopatológicas. También existen síndromes de dolor crónico con diferentes mecanismos de dolor patogénico, que se denominan dolor mixto.

El dolor nociceptor es uno de los dolores fisiológicos "clásicos" (pato). Se expresan de forma aguda, somática o visceral. El daño tisular o el daño a las estructuras celulares conduce a la excitación directa de los nociceptores, cuyas señales desde la periferia a través de la vía espinotalámica en la médula espinal hasta el núcleo ventralis posterolateralis tálamo y la corteza sensoriomotora (localización del dolor), así como a través de la vía espinoparabraquial al tálamo medial y estructuras límbicas (dolor-emocionalidad). La irritación de los nociceptores puede ser isquémica, térmica, mecánica o química.

El dolor inflamatorio nociceptivo es desencadenado por mediadores endógenos en el contexto de la inflamación. Los mediadores inflamatorios como las prostaglandinas, la sustancia P, la serotonina y la bradicinina provocan una sensibilización de los nociceptores periféricos. Además, el proceso inflamatorio media la síntesis de más nociceptores en los correspondientes ganglios espinales.

El dolor neuropático o neurogénico ocurre como resultado del daño neuronal a las fibras nerviosas en el sistema nervioso central o periférico. La causa de esto puede ser, por ejemplo, virus (por ejemplo, neuralgia posherpética), concentraciones de azúcar en sangre permanentemente elevadas (por ejemplo, neuropatía diabética), amputaciones (dolor fantasma) o paraplejía. El dolor neuropático a menudo se vuelve crónico debido a los impulsos de dolor permanentes.

El dolor disfuncional es causado por factores psicológicos, emocionales y / o sociales. Las emociones emocionales fuertes activan áreas del cerebro similares al dolor somático. Esto explica la percepción del dolor como reacción a influencias emocionales sin cambios estructurales.

El dolor mixto es un dolor que tiene fisiopatologías subyacentes de dolor nociceptor, dolor neuropático y / o dolor disfuncional. Los componentes del dolor aparecen juntos, pero con distintos grados de intensidad.

Calidad del dolor

La calidad del dolor se percibe de manera diferente. Se distingue entre la calidad del dolor afectivo (violento, atormentador, paralizante, devastador, etc.) y la percepción del dolor sensorial (punzante, ardor, presión, tirón, etc.). A menudo, la sensación de dolor subjetiva ya da una indicación de la etiología. El dolor nociceptor, por ejemplo, a menudo tiene una cualidad opresiva, punzante, punzante o tirante. El dolor neuropático, por otro lado, generalmente se describe como punzante, hormigueo, ardor o electrizante. El dolor inflamatorio nociceptivo es característicamente pulsátil, palpitante o palpitante, y el dolor disfuncional a menudo se describe con atributos afectivos muy expresivos.

Intensidad del dolor

La intensidad del dolor proporciona información sobre la cantidad de dolor y es un indicador importante para monitorear el progreso y la terapia. Para registrar los cambios en la intensidad del dolor, a menudo se utilizan escalas de dolor y cuestionarios de dolor. Esto registra qué tan fuerte se siente el dolor. Los métodos comúnmente utilizados en la práctica son la escala analógica visual (EVA), la escala de calificación verbal (VRS) y la escala de calificación numérica (NRS). Además de la intensidad actual del dolor, a menudo se determina la intensidad del dolor tolerable y satisfactoria, y se registran las actividades diarias, la calidad del sueño, los estados de ánimo y la capacidad de recuperación.

Localización del dolor

La localización del dolor indica en qué parte del cuerpo se percibe el dolor. Hay esquemas corporales simples con vistas corporales completas y parciales para esto. Además de las áreas directamente dolorosas, también se ingresan las áreas en las que el dolor puede irradiarse. La localización del dolor, junto con la calidad y la intensidad del dolor, proporcionan indicaciones iniciales de la enfermedad. Los lugares típicos del dolor son:

  • Cabeza (migrañas, dolores de cabeza en racimo o neuralgia de Horton, dolores de cabeza por tensión)
  • Cara (neuralgia del trigémino, dolor facial atípico, disfunción craneomandibular o síndrome de Costen o dentalgia)
  • Garganta (faringitis, laringitis, amigdalitis, traqueítis)
  • Pecho (angina, ataque cardíaco, neumonía, esofagitis)
  • Espalda (cervicocefalgia, síndrome de la columna torácica y lumbar, protrusión / prolapso, ciática lumbar, sacralgia)
  • Abdomen (apendicitis, colecistitis, pancreatitis, úlcera gástrica / úlcera duodenal, colon irritable)
  • Abdomen (anexitis, uretritis, prostatitis, cistitis)
  • Músculos (fibromialgia, miastenia, distrofia muscular, esclerosis lateral amiotrófica, dolores musculares)
  • Articulaciones (artritis, osteoartritis, hiperuricemia, espondiloartropatías, osteocondropatías)
  • Huesos (dolores de crecimiento, fracturas, fisuras, osteoporosis, osteocondromas, osteosarcomas, mieloma múltiple o plasmocitoma).

Causa del dolor

Todo dolor tiene una causa. Por lo general, esto ya es evidente en la anamnesis. A veces, sin embargo, la búsqueda no es tan fácil. Además de la experiencia profesional, las medidas de diagnóstico de laboratorio, las imágenes, la biopsia y varios procedimientos de prueba ayudan. Las causas frecuentes de dolor son trauma, inflamación, enfermedades tumorales, isquemia, cirugía, disfunción neuronal y eventos psicógenos.

Liberación del dolor

A veces existen métodos para desencadenar o provocar o intensificar el dolor. El diagnóstico de sospecha se puede corroborar con diferentes maniobras de exploración. Los desencadenantes típicos del dolor son el tacto, la presión, el estiramiento, los estímulos de golpeteo o la compresión. Los procedimientos estándar comunes en la práctica y la clínica son:

  • Dolor al soltar (ipsi y contralateral), p. Ej., Signo de Blumberg en apendicitis o peritonitis
  • Dolor al tacto: por ejemplo, signo de Murphy en colecistitis
  • Dolor por golpeteo, por ejemplo, dolor por golpeteo en el flanco en pielonefritis, signo de Chvostek en hipocalcemia
  • Dolor por presión, por ejemplo, puntos sensibles en la fibromialgia, puntos de presión de Meyer en la trombosis venosa profunda
  • Dolor por compresión, p. Ej., Signo de Gaenslen en la artritis reumatoide
  • Dolor por tensión, por ejemplo, signo de Homan en flebitis y flebotrombosis
  • Dolor de estiramiento, por ejemplo, signo de Kernig o Lasègue en el meningismo, signo de Sitkowski en la apendicitis
  • Dolor de Douglas, por ejemplo, signos de Douglas en procesos inflamatorios en la cavidad abdominal como apendicitis o diverticulitis.

Circunstancias dolorosas

A menudo, el dolor se produce según la situación. Las condiciones dolorosas típicas son el reposo, el estrés y el movimiento. Ejemplos de dolor situacional son:

  • Dolor en reposo al estar acostado o sentado, independientemente de la actividad física (por ejemplo, artritis reumatoide, etapa 3 de EAP según Fontaine, ataque cardíaco)
  • Dolor inicial / dolor inicial al comienzo de una secuencia de movimiento (carácter de dolor típico en la osteoartritis)
  • Dolor de movimiento durante el ejercicio físico activo o pasivo (por ejemplo, osteocondropatía, polineuropatía, fibromialgia)
  • Dolor de esfuerzo durante determinadas actividades físicas o estrés mecánico (p. Ej., Enfermedad coronaria, angina de pecho estable, poliartritis)
  • Dolor irruptivo como ataques bruscos de dolor a pesar de la analgesia continua y suficiente (característica de las enfermedades tumorales malignas)
  • Dolor nocturno al dormir (p. Ej., Posoperatorio, estenosis espinal, síndrome de piernas inquietas)
  • Dolor frío a baja temperatura o descenso de la temperatura (p. Ej., Dolor de cabeza frío, dentalgia, síndrome de Raynaud)
  • Dolor relacionado con el alcohol como dolor en los ganglios linfáticos después del consumo de alcohol (síntoma principal de la enfermedad de Hodgkin).

Dolor agudo

El dolor agudo suele aparecer repentinamente y tiene una duración limitada. El dolor agudo es una señal de alerta y alarma que mantiene la vida del cuerpo, muestra daños, protege contra la sobrecarga y es revolucionario en el diagnóstico. Las causas comunes son lesiones, accidentes, inflamaciones, quemaduras, hematomas, fracturas o cirugías. El dolor menstrual y el dolor de muelas también suelen ser agudos. En el dolor agudo, el estímulo subyacente determina la extensión y la intensidad de los síntomas. El espectro varía desde fácil, solo ligeramente perturbador hasta insoportable y difícil de controlar. Tan pronto como la causa ha sido eliminada o curada, el dolor agudo generalmente desaparece por sí solo. El dolor que persiste durante más de tres meses después de que la enfermedad o la terapia ha terminado, tiene una mayor tendencia a volverse crónico.

Dolor crónico

El dolor crónico suele durar más de tres meses y ha perdido su vínculo directo con el evento desencadenante. Si persisten, existe el riesgo de un cuadro clínico independiente en forma de síndrome de dolor crónico. El dolor crónico ha perdido sus funciones de protección y advertencia. Además, suele haber varias causas subyacentes. Los pacientes con dolor crónico a menudo sufren de dolor de cabeza y de espalda, neuralgia, dolor postraumático y posoperatorio, así como dolor fantasma y tumoral. Los síntomas suelen ir acompañados de cambios psicosociales. La multicausalidad del dolor crónico debe tenerse en cuenta en el manejo del tratamiento. Por lo tanto, la analgesia moderna también se basa en regímenes de terapia biopsicosocial multimodal integrativa temprana. El objetivo es prevenir el desarrollo de un trastorno de dolor independiente en forma de síndrome de dolor crónico.

Síndrome de dolor crónico

En el síndrome de dolor crónico, el dolor ha existido durante tres a seis meses o regresa de forma redundante. Han perdido su función de guía y advertencia. Ya no hay ninguna referencia directa al evento desencadenante.Más bien, el dolor se ha convertido en un cuadro clínico independiente. La vida cotidiana del paciente a menudo se ve gravemente afectada. No es raro que el síndrome de dolor crónico se acompañe de cambios psicopatológicos y / o conflictos sociales. A pesar de los métodos de terapia multimodal, lamentablemente todavía no se puede lograr un resultado terapéutico satisfactorio en todos los pacientes. A menudo es un largo camino encontrar e implementar la combinación correcta de terapia farmacológica para el dolor, medidas adyuvantes invasivas y no invasivas, capacitación del paciente, ofertas de activación y programas de integración individual, ejercicios de terapia ocupacional, métodos de relajación y psicoterapia conductual.